El accidente de tren de Santiago...

Tengo que confesar que mientras escribo estas palabras desde las gastadas teclas de mi viejo ordenador, una pequeña vocecilla no para de martillear mi cerebro pidiéndome que deje de escribir porque no estoy haciendo lo correcto. Tal vez sea la voz de mi conciencia, o la voz de mis temores, pero aquí sigo, ignorando a esa vocecilla y gastando letras mientras busco una manera de comenzar...

Creo que no cabe duda que lo más correcto será empezar dando mi más sincero pésame a los familiares de las víctimas. Perder a un ser querido siempre es desagradable, por lo que no me quiero ni imaginar cómo debe ser perder a alguien de esta dantesca forma. Mis más sinceras condolencias a todos. Y también desear una pronta recuperación a los heridos, a los que me gustaría transmitirle fuerza y coraje.

Quienes me conocen han tenido la mala suerte de escuchar como en alguna ocasión he despotricado contra el ser humano. Siempre he creído que el hombre, al igual que la naturaleza, es un ser cruel, egoísta, narcisista, hipócrita, y que el poder es su única meta. Pero afortunadamente, también somos seres racionales, y existen gentes que con sus actos convierten mis creencias en un trapo sucio que después restriegan por toda mi cara. Ayer sufrí algo parecido. Me enteré por casualidad, gracias a Twitter, y después mi mujer y yo encendimos la televisión. En todos los canales hablaban de lo mismo: un terrible accidente de tren. Se necesitaba urgentemente gente que donara sangre para los heridos y la respuesta fue abrumadora; colas y colas en los hospitales. De nuevo, tal y como dice el anuncio, el ser humano demostraba que era extraordinario. ¿O no?. Las imágenes de esas interminables colas fueron como un fogonazo en mi cerebro. No me quedaba duda de la capacidad de respuesta del hombre ante un llamamiento masivo de auxilio. Si se necesita sangre, ahí estamos. Si ocurre una catástrofe en el otro lado del mundo, multitud de anuncios televisivos nos piden ayuda para los afectados y allí van nuestros alimentos. Nos llaman y siempre respondemos. Pero de repente, es cuando me acuerdo de la otra cara de la moneda. Ve a un centro de donación de sangre por voluntad propia y lo verás casi vacío. Pregúntate cuando fue la última vez que fuiste a un banco de alimentos para dejar un paquete de arroz. Cuando le diste una moneda al indigente de la esquina, o desde cuando no colaboras con una ONG. No, no me mires así que no te estoy criticando. Yo soy igual que tú. Aquí es cuando sigo defendiendo que el ser humano no es generoso. Porque ninguna acción puede ser considerada como moralmente buena, sino cuando se hace como tal, y no porque otros la hagan o lo pidan. Pero en fin, supongo que pedir eso sería pedirle peras al Olmo, y creo que al menos debemos sentirnos orgullosos de nuestra capacidad de respuesta ante estas llamadas de ayuda.

Pero eso no fue lo que produjo que me fuera a la cama indignado con el ser humano. Internet y las redes sociales están bien, nos mantienen informados y conectados con este loco y rápido mundo en el que subsistimos. Sin embargo, al igual de útiles son también peligrosas. Ayer no paraban de salir Twets de gente hablando sin ningún criterio ni rigor periodístico sobre número de víctimas, de heridos, sobre las causas del accidente... Es lo malo de las redes sociales; nos hacen creer que por un instante somos fotógrafos, escritores o periodistas, y a veces nos olvidamos que detrás de un suceso hay víctimas y familiares que no saben si al día siguiente estarán abrazados a sus seres queridos o llorándoles en un Tanatorio. Pero ahí no quedaba la desfachatez. Apenas dos horas después del trágico accidente, ya había varios vídeos en YouTube con imágenes del mismo, algunos incluso con la típica música de piano que dan más dramatismo, si cabe, a la situación. Imágenes con cadáveres en las vías, heridos deambulando sin rumbo, gente desesperada por sacar a cuantas más personas de los vagones mejor. Detestable. Muy detestable que exista gente sin escrúpulos, que no tengan ningún respeto por las víctimas ni sus familiares, y que suban dichos vídeos bajo la máscara de la solidaridad con el único fin lucrativo de ganar dinero con las visitas, porque no hay otro fin. Y como no, mi repulsa también a todos esos políticos que solamente van al lugar del siniestro para hacerse la foto, para que durante al menos un día tengamos una imagen correcta de ellos y para que nos olvidemos de sus escándalos financieros o su incompetencia en el ejercicio de su cargo. Porque díganme que coño pinta un político en una zona como esa. Yo os lo diré; prometer para luego olvidar, al igual que en Lorca.

Así que termino enviando a todos personajillos mi más sincero desprecio. Nada de insultos o palabras malsonantes, porque el desprecio es lo más deshonesto que alguien puede sufrir. Y os lo merecéis con un intereses del 100 % .


Comentarios

  1. Increible que puedan suceder cosas como esta en nuestro pais, y parece una cruel burla del destino, la vispera de Santiago y en la ciudad de Santiago.

    En fin quedemonos con lo positivo, como la donacion masiva de sangre, y por favor que se investiguen y se pongan todos los medios de seguridad para que no se vuelva a repetir un desastre asi.

    Un saludo compañero

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tres formas diferentes de sentir Amor.

Las religiones matan

"1984 "y "Un Mundo Feliz" Dos novelas que deberían ser de lectura obligatoria en las escuelas