El diccionario sincero.


Si hay algo que me encanta cuando voy a visitar a un amigo a su casa, o entro en la morada de alguien por primera vez, es cotillear los libros que tiene en la estantería del salón. Me parece una de las mejores maneras de conocer a alguien sin tener que preguntarle cuestiones molestas y sin correr el riesgo de parecer demasiado curioso o pedante.

Y si hay algo que puedo afirmar, es que hay un libro que podrás ver en casi todas las casas y otro que apenas sueles encontrarlo. En primer lugar me refiero, como no, a la biblia, y en segundo lugar, un diccionario. Esto me entristece enormemente. No creo que haya un libro tan útil en estos tiempos que hoy vivimos como lo es un diccionario. Es más, si fuera amigo de los tatuajes me tatuaría uno hasta en el mismísimo trasero, en vez de tanto tribal, tanta letra china y tanta planta que sube de los tobillos al hombro. Y es que hoy en día se da más importancia a la cantidad de palabras que conocemos que al significado de las mismas, lo cual me tiene hasta los huevos. Lo malo, es que por muy útil que sea un diccionario, la Real Academia de la Lengua, con esto de que está formada por hombres ilustres pero bastante anticuados,  siempre ha ido un poco desfasada con el verdadero significado de las palabras. Así que me he propuesto elaborar mi diccionario propio, algo más acorde y sincero con los tiempos que corren, a ver si así aclaro un poquito a la peña.
 
Amigo: aquella persona que siempre estará a tu lado para obtener algo de ti y que desaparece cuando seas tu el que necesites algo. Unidad  de medida que se usa en las Redes Sociales para medir el nivel de popularidad.
Enemigo: persona que siempre te dirá las verdades a la cara. Procura tener al menos, uno cerca.
Televisión: máquina de dormir cerebros.
Videojuego: aparato que ejerce las funciones sustitutivas de padre y/o madre.
Religión: invento institucional del hombre para dar la respuesta más sencilla a todas las preguntas transcendentales de la vida.
Novios: contrato en el que dos personas acuerdan invitarse mutuamente a eventos variados a cambio de sexo frecuente consentido.
Matrimonio: modificación del contrato de novios por el cual el sexo frecuente queda derogado en favor del sexo esporádico.
Dolor de cabeza: clausula adicional del contrato de matrimonio por el cual se puede dejar sin efecto el sexo esporádico.




Dinero: Dios.
Hipoteca: contrato vitalicio por el cual te crees ser dueño de una vivienda.

Teléfono móvil: aparato que te sirve para iniciar una conversación, o para evadirte de otra.

ONG: limpiador de conciencias para época navideña.

Crueldad: uno de los placeres más antiguos de la humanidad.

Suerte: azar aprovechado.

Hija de puta: normalmente, la hija de otro.

Footing: suicidarse poco a poco. Suele practicarse en grupo o en solitario.

Mentira: lo que pone en duda todas las verdades.

Belleza: lo que nunca crees que tienes.
Inteligencia: lo que siempre crees que tienes.

Poder: facultad de hacer pedazos las creencias ajenas para infligir otra en beneficio propio.

Político: ladrón, chorizo.


Desigualdad Social: civilización.
Guerra: negocio. Política con derramamiento de sangre.
Política: guerra sin derramamiento de sangre.
Miedo: rendirse sin haber luchado previamente

Fe: ausencia de espíritu crítico.
Justicia: injusticia.
Ignorancia: felicidad.
Contrato: lo que da valor a la palabra dada.
Pedante: Estúpido alterado por el estudio. Un servidor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tres formas diferentes de sentir Amor.

Las religiones matan

"1984 "y "Un Mundo Feliz" Dos novelas que deberían ser de lectura obligatoria en las escuelas