Gracias...

Nos rodea, nos envuelve y aunque queramos no podemos escapar de ella. Está por todas partes; en la calle, en tu casa,  en la casa de un amigo o familiar, en tu coche, en un bar, en una tienda, en tu teléfono móvil, o incluso dentro de tu cabeza. Estuvo presente desde el primer día que naciste y no te abandonará hasta el día de tu muerte. Está presente aquí mismo, mientras escribo. Y podrás encontrarla en multitud de formas, estilos y formatos, pero siempre con un mismo objetivo; saciar por completo el hambre de tu alma.
Si quieres evitarla te recomiendo que no lo hagas. Allá tú, pero nunca he visto a alguien que no haya acabado sucumbiendo ante sus encantos. Porque seguro que has acudido a ella cuando has estado aburrido, triste,  feliz, enamorado... O cuando has sufrido un desamor, cuando has estado de fiesta, cuando has hecho deporte, cuando no has podido dormir, cuando has estado melancólico, cuando te apetecía soñar, cuando has estado estudiando...

Si, te hablo del invento más extraordinario que ha creado el ser humano. Te hablo de la música.

Gracias querida música. Gracias por estar siempre ahí, cuando te he necesitado. Gracias por haber entendido siempre lo que sentía. Porque sin música, la vida sería un error.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Tres formas diferentes de sentir Amor.

Las religiones matan

"1984 "y "Un Mundo Feliz" Dos novelas que deberían ser de lectura obligatoria en las escuelas