Carta a Daniel (II).

... Mira, a veces no nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero en realidad resulta que son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas. Por eso, nunca renuncies a tus sueños, porque si no sabes lo que persigues jamás sabrás a donde vas. Los sueños son como una brújula que te marcarán el camino a seguir y las metas que quieres alcanzar por lo que si renuncias a ellos le estarías dando la espalda a la felicidad, ya que quien no lucha por cumplir sus sueños está condenado al fracaso el cien por cien de las veces.

Pero que mis palabras no te confundan. No te dejes engatusar por el elemento más poderoso que habita en la Tierra; el dinero. No te engañaré; no te diré que el dinero es un elemento horrible y diabólico del que debas huir. Evidentemente el dinero ayuda, claro que ayuda, pero ten mucho ojo, porque algún dinero evita preocupaciones, pero mucho los atrae. 
 
 
 
 
Por eso, mi consejo es que te dediques a algo que te guste tanto que jamás quieras jubilarte, por mucho que después te cueste pagar las facturas o por mucho que te cueste llegar a fin de mes. Creo que es mejor dedicarse toda una vida a algo que te divierte que pasar un mísero día trabajando con el único fin de obtener dinero. ¿Y si tienes la fortuna de trabajar en lo que más te guste y además ganar mucho dinero?. Podrás pensar que eres una persona con suerte, claro que sí, pero por increíble que puedas llegar a pensar, te advierto que en este hipotético caso tendrás que andarte con mucho más ojo si no quieres ser un desgraciado. Verás, pienso que para los ricos, su gran azote es el hastío y el aburrimiento; en medio de ese mundo en el que viven, rodeados de tantas diversiones y tantas gentes concurriendo continuamente a satisfacer sus placeres, acaban siendo consumidos por la monotonía y el aburrimiento. Pasan toda su vida huyendo de él, pero siempre son alcanzados, hasta que acaban totalmente eclipsados por su insoportable peso. 

Uno puede confundirse entre lo que puede adquirir mediante el dinero y lo que no, y a ti te puede pasar lo mismo. Eso si, ten siempre presente que jamás debes comprar ni a los amigos ni a la mujer que ames, porque si compras a los amigos estos serán amigos de tu billetera y, en cuanto a las mujeres, te toparás con algunas a las que sea fácil poseer si tienes dinero, pero ese será el medio de no ser nunca amado por ninguna. Lejos de que el amor sea vendible, el dinero lo mata sin ninguna piedad.
 
 

Sin embargo, aquí no acaba el problema de ser rico, ya que el exceso de dinero, a veces, lleva emparejado a tres amigos que suelen ser intrínsecos a él cuando se consigue por el fruto del trabajo; la avaricia, la fama y el orgullo. No hullas de ellos como la peste, es más, adóptalos como parte de ti, pero en su justa medida, ya que pueden ser armas que te aporten mucho pero que, en exceso, se vuelven en tu contra sin misericordia alguna. Para remediarlo y comedir las dosis, te propongo tres recetas fáciles de recordar.
  • Contra la avaricia: recuerda que el que es pobre carecerá de muchas cosas, pero el que es ávaro carece de todo.
  • Contra la fama; recuerda que es como el agua de mar; cuanto más bebas de ella, más sed tendrás. Además, el éxito es como una botella de vodka, tiene un componente etílico muy alto y es fácil acabar emborrachado.
  • Y respecto al orgullo: recuerda que es como un fijador de pelo tan potente que acaba por atravesarte el cráneo.

Como ves, las cosas que hoy en día a las que se les da más valor no están libres de que puedan serte arrebatadas. Sin darte cuenta un día podrás presumir de tus posesiones materiales y al siguiente estar lamentándote por todo lo que has perdido. Entonces, ¿qué es lo que verdaderamente importa tener? Pues algo que nadie tenga acceso a ello ni pueda robarte; tus pensamientos...
 
CONTINUARÁ...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las religiones matan

Tres formas diferentes de sentir Amor.

"1984 "y "Un Mundo Feliz" Dos novelas que deberían ser de lectura obligatoria en las escuelas