Feliz Halloween, o lo que sea...

Siempre me pasa lo mismo; llegan estas fechas y me siento algo confundido. Las calles empiezan a engalanarse de cartelitos con vampiros, zombies y demás especies terroríficas anunciando multitud de fiestas donde no faltarán sangre, vísceras, y demás elementos que durante los restantes 364 días del año a la mayoría de la gente les repugna. Las tiendas se llenan de disfraces tétricos, guadañas, tridentes,  cuchillos, ojos, telas de araña, etc, dotándolas de un aspecto infernal. Y de repente también, la programación infantil está monopolizada por los dibujos de Scooby-Doo.




No puedo decir con exactitud cuando comenzaron a ocurrir estos extraños fenómenos, pero seguro que no fue hace mucho. La gente dice que es para celebrar Halloween, una fiesta muy popular y tradicional en tierras yankees, aunque yo juraría que aquí, en España, lo que celebrábamos era la festividad de todos los Santos. Recuerdo que la tradición era ir al cementerio a llevar flores a los familiares difuntos, limpiar sus lápidas y rezar por ellos; vamos, una especie de ritual para decirles que no nos hemos olvidado de ellos.
¿Y que opino de todo esto?. Pues como buen ciudadano español que soy, debería lanzar palabras al viento contra esta conquista comercial que hemos sufrido por parte de los americanos y defender nuestras tradiciones. Pero que quieres que te diga, tampoco veo muy bien acordarte una vez al año de tus familiares fallecidos; creo que tendría más valor acordarte de ellos recordando algún buen momento que pasaste junto a ellos,  memorándolos en alguna reunión familiar, o haciéndole una visita al cementerio simplemente porque te apetece.
En fin, que si eres una de las miles de personas que este año te vas a disfrazar de monstruito, o vas a honrar a ese familiar, desearte un feliz Halloween, festividad de todos los Santos... o lo que sea.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las religiones matan

Tres formas diferentes de sentir Amor.

"1984 "y "Un Mundo Feliz" Dos novelas que deberían ser de lectura obligatoria en las escuelas