Lo bueno si breve... (VII)


  • La inspiración sin trabajo es la excusa divina de los vagos.
  • Para “ser” hay que contar consigo mismo. Para “existir” hay que contar con los demás.
  • El éxito tiene un alto componente etílico; vigila que no te emborrache.
  • Lo peor del miedo es que te derrota sin luchar.
  • El orgullo es un fijador de pelo que acaba atravesando el cráneo.
  • No hay mayor pecado que el de la estupidez.
  • Algún dinero evita preocupaciones. Mucho las atrae.
  • Donde reina el amor sobran las leyes.
  • Si el sufrimiento llega a meterse en tu vida, míralo a la cara y con la frente bien alta.
  • Cuando los ricos se hacen la guerra son los pobres los que mueren.


  • Fe significa no querer saber la verdad.
  • Existen dos maneras de ser feliz en esta vida; una es hacerse el idiota, y la otra serlo.
  • La crueldad es uno de los placeres más antiguos de la humanidad.
  • La cuarta guerra mundial será con piedras y lanzas.
  • A medida que avanza una discusión retrocede la verdad.
  • A veces, el llanto hace más beneficio que la risa.
  • A veces cuesta más eliminar un solo defecto que adquirir cien virtudes.
  • Debemos tener amigos que nos enseñen lo bueno, y perversos enemigos que nos impidan obrar mal.
  • El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona.
  • Un buen padre vale por cien maestros.
  • El tiempo cura lo que la razón no puede.
  • La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo.
  • Ninguna acción es moralmente buena, sino cuando se hace como tal, y no porque otros la hagan.
  • La opinión de toda una multitud es siempre más creíble que la de una minoría.
  • Un pedante es un estúpido alterado por el estudio.


  • A veces, el silencio es peor que la mentira.
  • Eres débil porque no has dudado lo bastante y has querido sacar conclusiones.
  • La política es la guerra sin derramamiento de sangre.
  • Los filósofos somos alumnos; sólo los sabios son maestros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tres formas diferentes de sentir Amor.

Las religiones matan