Sueño...


Sueño con una ciudad ideal, en la que todos los ciudadanos se parecen a Newton, Einstein, Leonardo da Vinci y Miguel Ángel, y sus equivalentes en sexo femenino. Una Atenas moderna, en la que Sócrates ha triunfado y recibe una corona de laurel en vez de un vaso con cicuta.

Las utopías son necesarias, hoy más que nunca.

Y en esta ciudad ideal, casi no hace falta añadirlo, todos los habitantes - tú, yo, todos nosotros - seremos filósofos.


(Manuel Durán: "Diario de un aprendiz de filósofo)


Comentarios

Entradas populares de este blog

Tres formas diferentes de sentir Amor.

Las religiones matan