Carta a Daniel (V)

...Y finalmente, te hablaré sobre la justicia. Evidentemente, no te voy a hablar de ella como institución jurídica, ni mucho menos, ni tampoco te hablaré del concepto de justicia del “ojo por ojo”.
En cambio, si te hablaré de otro tipo de justicia; la justicia moral y la importancia que dentro de ella jugará tu conciencia. Con demasiada frecuencia te engañará la razón, pero tu conciencia no lo hará  jamás, siendo además la verdadera guía para una vida correcta.
 
Recuerda esta frase: "la conciencia es al alma lo que el instinto al cuerpo". Toda la moralidad de nuestras acciones reside en el juicio que de ellas llevamos en nosotros mismos. Por eso, si apartas de tu corazón el amor por lo bello, se priva a la vida de todo su encanto. Sólo te hace falta echar una mirada sobre todas las naciones del mundo y recorrer todas sus historias; entre tantos cultos inhumanos y extravagantes, entre esa prodigiosa diversidad de costumbres y caracteres, por todas partes encontrarás las mismas ideas de justicia y honestidad, y por todas partes las mismas nociones de bien y del mal.
 
 
 
 
 
Hay pues, en el fondo de todas las almas, un principio innato de justicia y virtud por el cual, a pesar de nuestras propias creencias, juzgamos nuestras acciones y las de los demás como buenas o malas; es a este principio el que se le da el nombre de conciencia. Indudablemente, nadie obra sino por su bien, pero si no existiese un bien moral, nunca se explicará por interés propio otra cosa que las acciones de los malvados.

Los actos de la conciencia no son juicios, sino sentimientos; aunque todas nuestras ideas nos vengan de fuera, los sentimientos que las aprecian están dentro de cada uno, y solo por ellos conocemos la conveniencia o inconveniencia que existe entre nosotros y las cosas que debemos respetar o rehuir. Por eso, recuerda siempre que cada uno es el resultado de la dirección que toman sus pensamientos y sus posteriores acciones; el conocimiento es un motor parado, y lo que lo mueve es la actitud.
 
Continuará....

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las religiones matan

Tres formas diferentes de sentir Amor.

"1984 "y "Un Mundo Feliz" Dos novelas que deberían ser de lectura obligatoria en las escuelas