Carta a los Reyes Magos

Queridos Reyes Magos:

En primer lugar, y aunque pueda parecer que os hago la pelota, deciros que sois los únicos reyes que existen en este planeta a los cuales me declaro súbdito acérrimo y eterno servidor.

No, este año no seré el pesado de siempre y no os voy a pedir otra vez el coche que me gusta. Eso sí, a cambio os pido, POR FAVOR, que hagáis caso a mi carta y podáis traer todo lo que pido. A saber.

  • Un paquete de 500 kilos de velas, que este año la factura de la luz promete ser de escándalo.
  • Un despertador que supiera de que sueños debe despertarme y de cuales no.
  • Unos calcetines que hicieran que mis pies oliesen a perfume de Gucci.
  • Unas gafas con cristal repelente al polvo.
  • Un timbre para mi casa con detector de comerciales y testigos de Jehová.


  • Una corbata con mi Currículum Vitae impreso, así me ahorro de imprimirlo cada vez que voy a una entrevista de trabajo.
  • Un teléfono móvil que inventara buenas escusas cuando no me apetece hablar con alguien.
  • Un sofá con dispensador de cerveza bien fresquita.
  • Una linterna que sirva para iluminar la inteligencia de quien se le apunta.
  • Para mi hijo, una televisión cuyo mando solo tenga dos botones; uno para avanzar y otro para retroceder la página de lo que está leyendo.
  • Un cuaderno con plantillas de contratos en donde poder "tomar la palabra de la gente".
  • Una tarjeta de crédito que canjee las mentiras que me dicen por billetes de 50 euros.
  • Un jarabe para curarse de la risa que provocan las declaraciones de los políticos.
Y si todo esto no fuera posible, al menos me conformo con una entradita para el Cine para mí y mi familia, que con esos precios hace mucho tiempo que no vamos.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Tres formas diferentes de sentir Amor.

Las religiones matan