Lo bueno si breve... (XIV)



No acumules silencios, grita de vez en cuando.

Si la sabiduría es un don de acción, el conocimiento es un don de pensamiento. 


No juzgues al caído, mejor ayúdalo a levantarse porque mañana podrías ser tú. 

Si ya sabes lo que tienes que hacer y no haces nada al respecto, entonces estás peor que antes.

¿La felicidad? Reírte de los que te quieran cambiar y aprender de los que quieran mejorar. 

Amistad significa no tener que decir, ¿de qué quieres el cubata?

La gente que se cree mejores que otros deberían pasear por el cementerio, para que vean que nadie es indispensable y que allí terminaremos todos.




Escribir bien es contar cosas complicadas con palabras sencillas. 

No prometas cuando estés feliz, no respondas cuando estés enfadado y tampoco decidas cuando estés triste.

El que esté libre de pecado, que muestre la carpeta de fotos de su WhatsApp

No dejes que tu felicidad dependa de cosas que puedes perder. 

Es de mala educación decir "te quiero" con la boca llena de mentiras. 

Educación es lo que la mayoría recibe, muchos transmiten y pocos tienen. 

Prefiero causar molestias diciendo la verdad que causar admiración diciendo mentiras. 

La vida es muy corta como para estar lidiando con gente idiota. 




No confíes en cualquier palabra, cualquier sonrisa, cualquier beso, cualquier abrazo. Las personas saben fingir demasiado bien.

La gilipollez es como el sarampión, hay que pasarla en la adolescencia. Porque si no te pasa como a Michael Jackson, que te obligan a ser un adulto desde pequeño, y te vuelves gilipollas pero ya de mayor.

La felicidad se mide en flamencas de WhatsApp.

Lo malo de la distancia es no saber si te están recordando o te están olvidando.

Lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe. 




Comentarios

Entradas populares de este blog

Las religiones matan

Tres formas diferentes de sentir Amor.

"1984 "y "Un Mundo Feliz" Dos novelas que deberían ser de lectura obligatoria en las escuelas