"El Consejo de Pícaros", el organismo político que hace falta en España



Bueno... Ya han pasado unos días de las elecciones generales de las que tantos comentarios se han hecho a través de las diferentes redes sociales y de las que tanto se seguirán hablando. Pero tranquilo, no tengo intención de compartir contigo afirmaciones sobre lo tonto que somos por haber votado a tal o cual partido político o qué panorama se espera en el futuro de nuestro país. 

Sin embargo si me gustaría compartir contigo la única reflexión que me ha quedado clara a raíz de lo vivido en estos últimos días. Verás, España es un país que internacionalmente es conocido por muchos rasgos que lo identifican: un buen clima a niveles generales, una excelente herencia multicultural, una arquitectura envidiable, o su gastronomía son solamente algunos ejemplos. Pero si España tiene algo que la ha identificado con el paso de los siglos, algo de lo que podamos decir que es auténticamente español y que apenas encontrarás en otros países es sin duda la picaresca. 


La picaresca... O la picaresca española mejor dicho. Esa que ya quedó literalmente reflejada en grandes obras como El lazarillo de Tormes o Guzmán de Alfarache y que no era sino el fiel reflejo de la forma que tenemos de ver la vida. Porque en España somos así; tratamos de buscar siempre una trampa a cualquier imposición del sistema. Buscamos siempre cómo poder pagar menos impuestos, nos encanta contratar a un trabajador por "X" horas para que trabaje el doble y pagarle la diferencia en negro, y el irse del bar sin pagar ya está considerado como un noble arte.

Lo llevamos en los genes, siempre nos la ingeniamos para encontrar cómo anteponer nuestro beneficio personal sobre el colectivo, pero lo peor de todo es que incluso está bien visto, tanto, que ya no sólo alardeamos de nuestras hazañas picarescas, sino que incluso está asumido institucionalmente. 

Por eso la política, o mejor dicho, las decisiones políticas no funcionan en España, porque nuestras leyes siempre se basan en la absurda idea de que el ciudadano de a pie respetará esas leyes dando por hecho el principio de "buena voluntad" del ciudadano. Es posible que en países donde exista mayor conciencia social de comunidad esta práctica de resultados, pero en España no. Porque en España, por cada ley que se publica para beneficiar al conjunto de la población se inventan tres formas de sacar provecho propio. 

Entonces, en un país donde la picaresca ha llegado a implantarse tranquilamente en la clase política, ¿qué podemos hacer para que el país progrese? Perseguir la picaresca no da resultado, porque la justicia en España da asco (aunque eso es otro cantar), así que ¿por qué no usar a los pícaros? 



Usar a ladrones para que no haya ladrones. Necesitamos un "Consejo de pícaros" formado por las mentes más privilegiadas en lo que a picaresca española se refiere, y de esto España ha parido grandes mentes capaces de dejar a la altura del betún al mismísimo Lex Luthor. Mentes que, antes de presentar alguna proposición de ley o proyecto de ley encuentren todas aquellas formas existentes de saltarse a la torera sus artículos. 

Necesitamos un Consejo no sólo formado por ilustres chorizos como Bárcenas, los hijos de Ruíz-Mateos, Iñaki Urdangarín, Jaume Matas, Chaves, Griñan, Julián Muñoz, Isabel Pantoja, Blesa o Rodrigo Rato entre otros. También debe estar presente ese empresario que siempre encuentra el sistema para contratarte por un sueldo mísero (si es que te hace contrato) el típico vecino que te roba el wi-fi y te atormenta con los goles de su equipo favorito cuando ve los partidos de pago por un canal pirata, ese fontanero que te cobra 300 euros por una simple avería, ese vendedor que te ofrece un coche de ocasión con el kilometraje trucado, ese conductor que siempre apura el carril de la izquierda para incorporarse en el último segundo, ese listillo que se hace el despistado en la cola para colarse delante tuya alegando que no sabía quién era el último, ese que siempre pide el pago por adelantado cuando vende un artículo por internet, etc, etc, etc.


Resumiendo, al igual que un ladrón de casas será el que mejor te asesore para proteger tu hogar contra delincuentes, las leyes deberían ser revisadas por los pícaros, para así evitar que la picaresca surja. Suena utópico lo sé, pero que quieres, a lo mejor es que ya estoy un poco harto de estar rodeado de tanto chorizo y cualquier solución extravagante me parece buena.

Comentarios

  1. Me encantan tus artículos. Creo que has perdido un premio aquí. http://leyendolosmejores.blogspot.com/2015/12/premio-best-blog.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tres formas diferentes de sentir Amor.

Las religiones matan

"1984 "y "Un Mundo Feliz" Dos novelas que deberían ser de lectura obligatoria en las escuelas